Download e-book for kindle: 62: Modelo Para Armar by Julio Cortázar

By Julio Cortázar

ISBN-10: 846636918X

ISBN-13: 9788466369183

Julio Cortazar's vintage 1968 novel approximately an unnamed ecu "city" is a superb and complicated blueprint for all times within the so-called "City." As Juan, one of many major characters places it: to at least one individual the town may perhaps look as Paris, to a different it would be the place one is going after you have away from bed in Barcelona; to a different it might probably look as a lager corridor in Oslo. This cityscape is the assembly position for a wild collection of bohemians. Description in Spanish: 62/Modelo para armar es el summum del trabajo cortazariano; un modelo literario en el cual "la transgresi?n deja de ser tal", y en el que lector tambi?n deja de serlo para convertirse ?l mismo en una parte activa que va destejiendo imagen tras imagen, frase tras frase, con el fin de descubrir el hilo conductor del relato, y dar forma y figura a los personajes.

Show description

Read Online or Download 62: Modelo Para Armar PDF

Best spanish books

Download e-book for iPad: Depredadores humanos by Nuria Janire Rámila

Un análisis detallado del violento mundo de los asesinos en serie: Su personalidad, cómo actúan y escogen a sus víctimas y cómo reconocer a un sicópata asesino. Una obra repleta de informes policiales, psicológicos, médicos y fotografías de escenas de crímenes. Incluye detalladas descripciones de diferentes casos reales que permiten ahondar en l. a. mente felony y conocer las más modernas técnicas de investigación policial.

Extra resources for 62: Modelo Para Armar

Sample text

Más tarde, después de una interminable caminata por el Strand basada en el cálculo hipotético del número de gnomos que le faltaba pintar a Nicole, se concedió el lujo de admitir con una satisfacción de electricista que el inesperado parentesco de Harold Haroldson y Mr. Whitlow había cerrado eficazmente uno de los contactos del circuito. Las primeras soldaduras habían estado aparentemente desprovistas de toda 49 relación entre sí, como ir uniendo piezas de un meccano sin proponerse ninguna construcción en particular, y de golpe, pero eso no era tan nuevo entre nosotros cuando se lo pensaba un poco, la piedra de hule llevaba a Mr.

La ciudad es de todos, ¿no? Alguna vez me podía tocar a mí conocerla por algo más que tus relatos, las noticias de mi paredro, algún vago paseo. No veo por qué ha de cambiarnos. Siempre le podrás hablar de Hélène a tu nórdica vehemente, you know. —Sí, pero tú eres otra cosa, una especie de refugio o de cajita con vendas para primeros auxilios, si me permites el símil (“Me encanta”, dijo Tell), y de pronto estás tan cerca, has andado en la ciudad al mismo tiempo que yo, y aunque parezca absurdo eso te distancia, te vuelve parte activa, estás del lado de la lastimadura, no del vendaje.

Además (porque de algo había que seguir hablando hasta las tres menos veinte) Marrast pensaba que ya era tiempo de pensar en trabajar en la estatua, y tenía una noción bastante precisa de cómo iba a ser la efigie imaginaria de Vercingétorix, es decir que como primera medida el orden pedestal-estatua se daría invertido, un poco como en la estructura del palacio de los dogos en Venecia, Nicole debía acordarse muy bien puesto que habían visitado Venecia al final de la primavera y ella parecía tan contenta hasta esa tarde en la carretera de Venecia a Mantua, cerca de unas casas rojas, cuando bruscamente se entristeció como si la postal que les habían mandado Juan y Tell desde alguna de sus ciudades de trabajo, Praga o Ginebra, una postal con osos y blasones y una frase amistosa como siempre, contuviera un secreto mensaje que por supuesto no contenía pero que Nicole había puesto en ella como ocurre con tantos mensajes, y las casas rojas al costado de la carretera habían quedado en la memoria de Marrast como una referencia a esa hora en que todo había llegado a una especie de saturación, no porque antes no se 54 pudiera sospechar la tristeza o el desconcierto en Nicole, pero hasta entonces su desasimiento no les había impedido hablar y mirar juntos tantas cosas en tantas ciudades por las noches y cruzar puentes a la carrera y beber café en los parques.

Download PDF sample

62: Modelo Para Armar by Julio Cortázar


by Thomas
4.5

Rated 4.37 of 5 – based on 28 votes